Hoteleros y diplomacia: la inspiradora historia de The Merchant’s House en Palea Perithia

Adentrémonos en el extremo nororiental de Corfú, con sus desfiladeros salpicados de olivos, y tendremos ocasión de descubrir una recóndita joya: Palea Perithia, el poblado más antiguo de la isla.

¿Quién iba a sospechar que a los pies del sobrio monte Pantocrátor se hallaría un asentamiento grecoveneciano que destacó tiempo atrás? Y, sin embargo, ahí está, un pueblo que encarna fielmente el espíritu de Grecia y la idiosincrasia de Corfú.

De hecho, pasaría desapercibido si no fuera por ese campanario asalmonado que contrasta con los cerúleos cielos corfiotas y marca el inicio del municipio. Sigamos ahora la senda que desciende desde la iglesia y descubriremos un asentamiento de 130 edificios cuyos orígenes se remontan al siglo XIV, una impactante amalgama de estructuras totalmente reformadas y otras que todavía aguardan su turno.

Contemplar semejante panorama produce una sensación mágica, como si diéramos un salto al pasado. Los pulmones absorben el aire fresco de la montaña y la emoción nos invade por completo.

Aquí, el tiempo fluye algo más pausado —parte del encanto de Palea Perithia— y se percibe una energía oculta innegable. Sin duda, se trata de un lugar puramente auténtico y original.

Y, en buena medida, todo esto se debe a un par de hoteleros que, con sus reformas, negociaciones y gestión, están devolviendo la vida a Palea Perithia.

Lo cierto es que se puede aprender mucho de la diplomacia y la gestión hotelera de esta emprendedora pareja, paradigma de cómo, con una pizca de tacto y sutilidad, cualquier hotelero puede liderar el cambio y transformar el hotel en el alma de la comunidad.

A continuación le presento los cuatro elementos de la diplomacia que deberían guiar la actividad diaria de todo hotelero que desee triunfar, y la hotelera Saskia Bosch, coproprietaria de The Merchant’s House, los encarna de una forma realmente virtuosa.

Escuche a quienes le rodean: proveedores, vecinos y huéspedes

Saskia es una mujer realmente polifacética. Es artista y directora de doblaje de History Channel, la BBC y otras empresas de prestigio. Y, entre nosotros, es indudable que esta mujer sabe hablar de verdad. Está llena de pasión y convicción, por lo que conversar con ella resulta tremendamente inspirador. Pero aún más destacable es su habilidad para escuchar las necesidades de los demás y actuar en consecuencia.

De hecho, cuando Saskia y Mark apostaron por transformar tres antiguas casas derruidas en un bed and breakfast de lujo, The Merchant’s House, la escucha atenta fue más que necesaria.

Ahí estaban una holandesa anglófona y su marido inglés supervisando a un equipo de más de veinte artesanos griegos. ¿Su objetivo? Devolver el esplendor a tres edificios que habían brillado décadas atrás. Y la idea no era solo renovarlos, sino devolverles la vida con el máximo rigor histórico.

Y para lograrlo tuvieron que escuchar abundantemente.

Escuchar con atención es todo un arte, y dominarlo nos coloca en una posición óptima para ofrecer soluciones prácticas y comentarios de utilidad. Escuche a sus proveedores, vecinos y huéspedes y las puertas se abrirán a su paso.

Una escucha atenta es el ingrediente que nos permite sacar adelante proyectos de éxito, fraguar nuevas colaboraciones y afrontar los retos empresariales con el apoyo de la comunidad.

Inspire a quienes le rodean

La escucha es tan solo la mitad de la ecuación diplomática para consolidar sus relaciones con los demás, y tanto Saskia como Mark lo saben muy bien. Como practican lo que predican, resultan tremendamente inspiradores.

Cuando esta pareja de hoteleros arribó por vez primera a Palea Perithia, esta no era más que una ciudad fantasma. Con sus techos derrumbados y sus caminos invadidos por el trigo silvestre, distaba mucho de ser un poblado con vida.

Antes, los fines de semana, algunas familias acudían a las escasas tabernas locales que quedaban en pie para disfrutar de unos vinos o un pícnic entre amigos lejos del bullicio de la costa. Y dejaban basura allá adonde fueran…

En lugar de solicitar ayuda municipal para limpiarla, la pareja que insufló vida en The Merchant’s House recorrió las destartaladas calles de la población, y lo hicieron personalmente.

Despejaron los caminos, instalaron señales para indicar los puntos de interés a los viajeros y ocultaron los antiestéticos contenedores tras vallas de madera.

Además, los edificios adquiridos recobraron, hasta el último detalle, todo el esplendor que los había caracterizado tiempo atrás, en el siglo XVII.

Los autóctonos presenciaron la pasión y el cuidado que Saskia y Mark destilaban en cada una de sus acciones. De repente, los propietarios de las tabernas empezaron a fomentar la limpieza en sus establecimientos y exigieron a los visitantes que mantuvieran una actitud acorde con el nuevo espíritu.

Aquellos que habían abandonado el pueblo en busca de mejores oportunidades empezaron a regresar a Palea Perithia. Reclamaron sus casas familiares y pidieron ayuda a Saskia y Mark para su restauración. La iglesia y las instituciones de arqueología de la zona también se implicaron, y Palea Perithia volvió a la vida.

Ahora bien, ¿cuál es la lección que podemos extraer de todo esto? Si cada día dedicamos un instante a propiciar el cambio y mejorar tanto el hotel como la comunidad en su conjunto, esta se dará cuenta y apoyará activamente la iniciativa. Además, no es necesario derrochar grandes cantidades de tiempo y dinero, sino que basta un gesto humilde que demuestre consideración por los demás.

Uno sguardo ad una delle suite del Merchant's House, antica Perithia, Corfù

Convierta su hotel en el corazón de la comunidad

Invierta en la comunidad, comparta sus inquietudes, y esta le corresponderá.

Cuando Saskia y Mark se lanzaron a reformar su bed and breakfast, tan solo había cuatro tabernas en el pueblo. Hoy en día, hay cinco, además de varias iglesias restauradas, y cada día llegan nuevos visitantes a la localidad. Cada una de estas tabernas goza de una rica historia y destaca por sus especialidades culinarias únicas, auténticas recetas familiares perfeccionadas generación tras generación.

Ahora que The Merchant’s House cuenta con seis suites y acoge a viajeros que llegan desde muy lejos desde principios de mayo hasta finales de octubre, la actividad en la zona ha cobrado vida nueva.

Para empezar, Saskia y Mark comunican a los huéspedes que su establecimiento está ubicado a dos pasos de las cinco tabernas. De hecho, cuando estos llegan al bed and breakfast, Saskia le pregunta qué les gustaría comer y les brinda un par de sugerencias al respecto.

Lo cierto es que no recomienda al azar, sino que siempre aconseja algo ideal para los huéspedes sin perder de vista que todos los negocios locales reciban la misma cantidad de recomendaciones. Es algo realmente digno de elogio.

Pero lo realmente interesante no es que The Merchant’s House esté prosperando, sino que da un nuevo y fuerte sentido a la antigua Perithia. Ahora, las tabernas tienen siempre comensales en sus mesas y los viajeros pueden disfrutar de una mayor variedad gastronómica tradicional de Corfú. Todos salen ganando.

A lo largo de los años y dada la naturaleza sumamente humilde de este municipio, The Merchant’s House se ha convertido, de alguna forma, en el corazón de la comunidad. De hecho, mientras Saskia me acompañaba para enseñarme la zona, todo el mundo se paraba a conversar alegremente con ella.

Además, los dueños de las tabernas nos saludaban cordialmente como si fuéramos amigos de toda la vida y, cuando los vecinos veían a Saskia, ya estuvieran cortando el césped o saboreando unos deliciosos mezedes, todos se detenían a hablar con ella.

Saskia me explicó quién era cada uno de los habitantes y me mostró los proyectos de restauración. Al momento comprendí que todos trabajaban codo con codo para restaurar no solo una casa o una panadería, sino un pueblo entero, como un auténtico equipo unido.

Y todos los esfuerzos, la labor y la dedicación invertidos, que son el orgullo del pueblo, han surgido a raíz del bed and breakfast. Y The Merchant’s House es ahora el corazón de la comunidad.

Al unir fuerzas y apoyar a los negocios locales, se crea una red de colaboración. Así, estas personas dejarán de ser meros propietarios de establecimientos que recomendar a sus huéspedes y se convertirán en sus aliados, socios y amigos.

Es imposible saber qué nos deparará la vida pero, en una comunidad unida, el crecimiento y la sostenibilidad están asegurados.

Negocie como si su establecimiento dependiera de ello, porque es así

Las cosas como son: el arte de negociar resulta imprescindible para alcanzar el éxito en el mundo de los negocios y ocupa una posición central en la diplomacia.

Continuamente llegan clientes nuevos, así que las necesidades de los hoteleros van cambiando en función de las demandas de los huéspedes y la temporada del hotel. Además, de vez en cuando tienen lugar acontecimientos que influyen en la actividad diaria de esta pareja de hoteleros.

Es cierto que Saskia y Mark cuentan con diversos talentos. Por ejemplo, Saskia habla varios idiomas, Mark es editor (de hecho, ha publicado un libro sobre el pueblo) y juntos sacan adelante el hotel. También son diseñadores, gestores de proyectos y mucho más. Sin embargo, ni siquiera ellos pueden ocuparse de todo, sino que dependen de sus proveedores, las autoridades locales y los comerciantes de la zona.

Pero estamos en Grecia, y a veces las cosas no suceden como estaban planeadas. Sin embargo, en lugar de limitarse a quejarse cada vez que se interrumpen los servicios o empieza a amontonarse el trabajo, Saskia y Mark se esfuerzan por encontrar una solución práctica.

Dado que se trata de Grecia y de Saskia, la solución a menudo llega en forma de una buena jarra de vino, pero siempre después de haber trazado un plan estratégico para la negociación.

Cada vez que surge alguna cuestión, Saskia y Mark analizan a fondo la situación para decidir qué es lo más conveniente.

Sin embargo, ella no actúa de forma irreflexiva, sino que intenta observar los hechos en perspectiva y prever las dificultades potenciales antes incluso de que surjan. A continuación, reflexiona sobre cada uno de los aspectos importantes y busca la mejor manera de captar el interés de todos.

Ahora llega el siguiente paso: los llama, porque no le da miedo pedir ayuda, y negocia las condiciones. A veces, por trivial que pueda parecer, un simple gesto, como ofrecer una generosa porción de feta y una cerveza bien fresquita, marca la diferencia. Y quienes se desloman por ayudar no pasan desapercibidos.

El hecho de mostrar gratitud en cada negociación refuerza los lazos y ayuda a desarrollar relaciones firmes en el futuro.

Así es como los hoteleros Saskia y Mark ejercen la diplomacia, inspirando el cambio e insuflando un nuevo hálito de vida a Palea Perithia.

Leave A Reply